Volver a la portada
Gu’a de Restaurantes

A COMER
Los mejores restaurantes de Baleares

Gu’a de bares
DE COPAS
Para salir y disfrutar de noche
CINE
Consulta la cartelera de las Islas
24/9/2003 16:20
Cine
Teatro
Mśsica
Arte
Fiestas
Actualidad

Visita Rutes Culturales

 

Mśsica - PollenŤa
El 'stick' o la suma de guitarra, bajo, piano y percusi—n

Entrevista a Diego Blanco

Adem‡s de los cl‡sicos instrumentos de cuerda a los que estamos acostumbrados, existen otros que no son tan conocidos por el gran pśblico, pero que son tanto o m‡s interesantes. El stick, inventado en California en los a–os 70, es uno de ellos.

JULIA BARRIO

Acostumbrados al bajo, la guitarra o el viol’n, no nos cabe en la cabeza la posibilidad de que existan instrumentos de cuerda diferentes a los que conocemos. Pero s’ que los hay, y algunos de muy reciente creaci—n. Entre ellos, el stick.

Inventado por Emmett Chapman en California durante los a–os 70, el stick es un instrumento musical cuya mayor particularidad es que permite elaborar cuatro tipos de mśsica: la de un bajo, una guitarra, un piano y un instrumento acśstico.

Sus cuerdas se dividen en dos grupos: uno de acordes o de bajo, que funciona como la mano izquierda de un piano; y un segundo de cuerdas de guitarra o mel—dicas. Por ello, el stick reśne en s’ mismo el sonido del bajo y la guitarra, que se tocan como si fueran un piano. Pero adem‡s, para tocar el stick se utiliza la tŽcnica del tapping, que consiste en pulsar las cuerdas en lugar de rasgarlas. Con ello se consigue un sonido propio de los instrumentos de percusi—n.

De esta manera, con tantos sonidos diferentes procedentes de un mismo instrumento, el stick (ÇpaloČ, en inglŽs) permite que un grupo de s—lo dos personas pueda interpretar multitud de sonidos a la vez. Es el caso de El Deseo, la banda de Diego Blanco y Alejandro Blasi. Entre los dos, tocan la guitarra, el charango y el stick, pero sus canciones suenan como si toda una orquesta se hubiera instalado sobre el escenario.

Nacido en Argentina, Diego es el representante en Baleares del Stick Center en Espa–a, una asociaci—n sin ‡nimo de lucro que pretende difundir el conocimiento sobre este peculiar instrumento de cuerda. Para hacerlo, segśn Diego, utilizan Çla manera que nos parece m‡s apropiada: hacer mśsicaČ.

homonimo en argentina

El m‡ximo representante del Stick Center, Guillermo Cides, comparte la presidencia con su hom—nimo de Argentina. La idea de fundar el centro surgi— cuando Cides comenz— a investigar su primer stick en 1990 y se dio cuenta de que no conoc’a a nadie que pudiera ense–arle a tocar. Se transform— as’ en un autodidacta, y despuŽs de algunos a–os decidi— crear un centro en el que poder proporcionar a los dem‡s la informaci—n que Žl hab’a cosechado a lo largo de sus a–os de autoaprendizaje.

Para ello, el Centro de Stickistas en Espa–a realiza dos seminarios anuales, dirigidos tanto a profesionales como a reciŽn iniciados. Segśn Diego Blanco, su objetivo no es conseguir la venta del instrumento (que s—lo puede adquirirse a travŽs de Internet, pero tarda de tres a seis meses en llegar a manos de su comprador, ya que se fabrica de manera artesanal), sino ÇasesorarČ a lo interesados, introducirles en el mundo del stick para que averigźen por sus propios medios si les interesa realmente. Adem‡s, la convivencia durante los seminarios con otros mśsicos tambiŽn es muy śtil, ya que como explica Blanco, muchos se encuentran con la duda de a quiŽn dirigirse cuando tienen alguna duda.

Las clases son impartidas por grandes expertos en el instrumento, como Guillermo Cides o Jim Lampi Çpersonas como Paco de Luc’a, pero con un instrumento poco conocidoČ, especifica Diego. En Espa–a hay un total de 20 stickistas, por lo que los seminarios no s—lo se componen de alumnos espa–oles, sino procedentes de toda Europa. ÇEl Stick Center en Espa–a es un punto de encuentro para todos los estickistas de EuropaČ, explica Diego.

Comenz— a tocar el stick hace cinco a–os, en Argentina, pero no se anim— a formar un grupo con Žl hasta que lleg— a Mallorca en el a–o 2000. Su afici—n comenz— cuando vio a Guillermo Cides tocando el stick, y la curiosidad le empuj— a conocer las caracter’sticas del instrumento. Ahora, en Mallorca, se encarga de difundir su uso por toda la Isla. Sin ir m‡s lejos, la semana pasada su grupo ofreci— un concierto en Ses Coves Blanques de Porto Cristo, en el que tambiŽn particip— Guillermo Cides. Diego afirma que fue todo un Žxito: ÇLa gente manifestaba su sorpresa tanto por lo que o’a a nivel sonoro como por lo ve’a que se pod’a hacer con el stickČ, explica orgulloso. En noviembre continuar‡n con su labor, con un Stick Tour que recorrer‡ toda la Isla.

Todo ello, con el objetivo de promocionar el amor por este intrumento, ya que no hay otra manera de definir lo que Diego siente por el stick. Emocionado, afirma que Çel l’mite de creatividad lo pones tś mismo, por lo que tocarlo es como llegar a una playa virgen y descubrirlaČ.