Domingo 12 de noviembre de 2000


Mas información:

Música étnica: todos los sonidos del mundo

 

Guillermo Cides

Es uno de los mayores exponentes internacionales de este complejo instrumento.

   
  Van diez aĖos gestando la conexión Guillermo Cides-stick-música, para expresarse con un instrumento aún desconocido para el gran público y marcar una tendencia que va lenta, pero incorporando ejecutantes y oyentes. Desde 1996 Guillermo vivió en Inglaterra, Holanda y sobre todo en EspaĖa, un poco en Madrid, un poco en Barcelona. Cruzó además a California para encontrarse con Emmett Chapman, diseĖador en el "69 del primer stick de diez cuerdas, que hoy sigue produciendo artesanalmente también stick bass de ocho cuerdas y grand stick de doce, para los que ya hay músicos en la Argentina.
El primer disco de Cides, "El mundo interior", fue con uno estándar de cinco octavas y un cuarto; el segundo, "Primitivo", lo armó improvisando casi en estudio, grabando loops: módulos reiterados una y otra vez, a modo de capas que al sumarse arman la obra; durante el último bimestre del aĖo pasado, cerca de Amsterdam, grabó su tercer CD "Tributo a Juan Sebastián Bach", que editó en mayo para el mercado europeo y empezó a presentar en Buenos Aires el viernes 13 de octubre, con el concierto que diera en La Trastienda.
"Cualquier tipo de búsqueda o intento de nueva idea implica un trabajo que se nota en el escenario. Creo que la gente quiere ver artistas en acción y no sólo ejecutando; más allá de gustarle o no la composición, simpatiza con alguien que está trabajando en el concierto. No quiero decir que los demás músicos no lo procuren, pero quizás tocando un instrumento difícil como el stick, con una música no totalmente definida, el intento se hace mucho más palpable. Y creo que el público disfruta viendo a un músico buscando hacer algo nuevo", precisa Cides.
"Ahora, ninguna nueva idea o tendencia sobrevive si no hay evolución. Por eso muchas copias de estilos o grupos extranjeros son efectivas en su momento de generación, pero no resisten al paso del tiempo. O evolucionan -como hizo León Gieco, dejando de ser el Bob Dylan argentino para transformarse en quien es, o como Los (Fabulosos) Cadillacs para dejar de ser unos Madness cuadriculados y ser quienes hoy son- o se pierden en el pasado como muchas bandas cuya fórmula funcionaba, pero sólo temporalmente. Creo que si sobreviví al paso del tiempo es porque intenté evolucionar. Esto debe ocurrirle a cualquier músico que se proponga algo distinto. Un instrumento tocado por la novedad, como el stick, dura un corto plazo. Lo interesante es la evolución que puedas lograr con él. Si yo simplemente hubiera sido un ejecutante, no estaríamos hablando ahora. Lo novedoso se acaba rápido para uno mismo y por supuesto para la gente. Muchos de los que fueron a La Trastienda me conocen hace diez aĖos, cuando empecé a tocar allá lejos; para otros, soy nuevo. Pero el más seguidor de todos ellos, soy yo mismo, y no puedo engaĖarme, necesito evolucionar artísticamente. Invitar a otros músicos es también un gesto de evolución. Tocar entre el público, con siete percusionistas, con violinistas, con un cuarteto (Nova E. C.) de guitarras eléctricas, es el salto que sobrevino luego de haber tocado solo. Y el público siente placer al ver que un músico trabaja esto en vivo. Las nuevas tendencias las encuentro también en la calle, las murgas porteĖas son fantásticas. Está bien, existían desde antaĖo, pero han resurgido en los últimos aĖos. Las Tamboro Mutantas que tocaron conmigo el viernes 13 -siete chicas que hacen música africana a la argentina, todos los fines de semana en las plazas- son una expresión de ello y me interesa relacionarme con gente así", asegura Guillermo.


Eduardo Rouillet

   
® Copyright Río Negro Online - All rights reserved    
     
Tapa || Economía | Políticas | Regionales | Sociedad | Deportes | Cultura || Todos los títulos | Breves ||
Ediciones anteriores | Editorial | Artículos | Cartas de lectores || El tiempo | Clasificados | Turismo | Mapa del sitio
Escríbanos || Patagonia Jurásica | Cocina | Guía del ocio | Informática | El Económico | Educación